Comunidades mostruosas

comunidad , colectivo , vulnerabilidad , vida , cuerpos 19/12/2013

¿Qué es una comunidad?. La pregunta tiene trampa. No es que no exista respuesta, pero todas dan bajón. Aburren al concepto. Matan al ruiseñor. Dicen que una comunidad puede ser un conjunto de personas que tiene un objetivo común. O la suma de cuerpos inquietos que unen fuerzas para reinventar sus vidas. O grupos de individuos vulnerables cuyos vínculos rellenan un vacío que ahora es pura proteína. Una comunidad puede ser una suma de individuos. Una comunidad puede ser un cuerpo colectivo homogéneo. Una comunidad puede ser algo monstruoso. Sí, una comunidad monstruosa. Espera, no te vayas, que esto ya suena mejor.

¿Comunidad monstruosa? ¿me hablas de la Familia Adams? Pues tal vez sí. Porque los Adams son una y son muchas. Una amalgama de singularidades y no una suma de sujetos. Son amorfos en su singularidad, amorosos en su cotidianidad, aparatosos en su colectividad. Una cosa monstruosa que se escapa a las definiciones, a las etiquetas, a las nubes de tags, a las ecuaciones de segundo grado, al Bosón de Higgs. Somos monstruosas y nos gusta. Porque aquí podemos inventarnos qué es la vida, qué es el amor, qué es una comunidad. Por eso hemos inventado Copylove. Copylove hay que intuirlo. Los monstruos lo pillan al vuelo. ¿Juegas?

Colaborabora
Ley Seca
Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Goteo
UNIA